Despedida de soltero de Gus (Parte 1)

Esta es la despedida de nuestro amigo Gus, seguro que más de uno se apuntaría a tener una despedida así.

Me faltaba poco para casarme y mis amigas junto a las de mi novia me prepararon una inolvidable despedida de soltero.

Ellas habían alquilado una casa rural durante dos fines de semana seguidos y toda la semana intermedia para disfrutar con ellas.

Me citaron en la casa rural el viernes al medio día. Cuando llegué las encontré a todas muy sonrientes y con ganas de empezar lo que iba a ser una experiencia nueva para todos.

Tenían preparada ya la comida así que nos fuimos a la mesa.

Cuando fui a comer no me dejaron y me dijeron que ellas me dirían cuando tenía que comer. Una vez que ellas acabaron de comer el primer plato me pusieron de pie en medio del salón, me hicieron un círculo y todas se quitaron la parte de arriba.

Me quedé impresionado, estaba rodeado de tetas de todos los tamaños. Me sorprendieron lo grandes que eran las de Soraya y Marian, aunque a ésta se le empezaban a caer.

Algunas mantenían las marcas del verano.

Los pechos de Leticia eran extraños, ya que tenía el pezón como si le fuese a salir una flor del pecho.

Estaba el pequeño pero gracioso pecho de Sofía, que cuando lo pude tocar, sentí lo durito que lo tenía.

Vi, ¡por fin!, los pechos de Rita; siempre había observado por encima de la ropa su pezón empitonado.

Me sorprendió el de Aída, que era redondito pero con una areola grande que ocupaba casi toda la teta. Ahora sabía por qué no se ponía casi nunca escotes grandes.

Fanny tenía los pechos grandes pero, curiosamente, bien tiesos y blandos al tacto.

Los pechos de Sheila eran redondos, formando una perfecta gota de agua cayendo por su cuerpo.

Miranda los tenía redonditos, con un pezón aparentemente normal, pero que cuando se excitaba, comenzaba a alargarse y endurecerse tanto, que era todo un placer engancharse a él durante un buen rato.

Petra los tenía algo más alargados y puntiagudos.

Mi amiga Diana parecía que llevaba dos tetas distintas, ya que una era más grande que la otra y a demás su pezón estaba muy escondido, con lo que no se le abultaba nada.

Mayra tenía el pecho también bonito, y aunque su teta tenía un tamaño bueno, su pezón era sonrosado y pequeño, se podía tapar con una moneda de un euro.

Para pechos sonrosados los de Melisa, tenía una aureola proporcional al pecho, y su tamaño cabía perfectamente en mi mano.

Los de Carla apuntaban hacia arriba como buscando mi boca.

En Débora me sorprendió el grosor de sus pezones.

Dejo para el final a Lorena con un pecho perfecto por excelencia; si alguna mujer quisiera operarse de pechos tenía que decirle al cirujano, que cogiese el modelo suyo.

Sus pezones eran distintos de unas a otras; iban desde los sonrosados de Melisa y Mayra, pasando por toda la tonalidad de marrones hasta los grandes y oscuros de Lorena y Fanny. Los pezones también eran de todos los tipos y tamaños existentes como los de Diana o alargados como los de Miranda. Tenía toda la variedad delante mío.

De repente se empezaron a juntar todas y a ponerme sus tetas en la cara; no sabía de quien eran cada una de las tetas que me estaba comiendo, pero tan pronto tenía unas  pequeñas como unas grandes en la cara. Yo aprovechaba para cogerlas, morderlas y perderme dentro de ellas.

En el segundo plato hicieron lo mismo, no me dejaron probar bocado. Yo estaba deseando que acabasen para ver que me tenían preparado y, en efecto, cuando acabaron me llevaron al salón y me pusieron de rodillas.

A un gesto de una de ellas, se dieron la vuelta y dejaron todas sus nalgas desnudas, se inclinaron para delante y una de ellas dijo que empezase por la que quisiera pero que no utilizase el pene.

No sabía por cual comenzar, ya que eran todas preciosas. Había bastante variedad, pero todas estaban bien tiesas.

Iban desde el pequeñito y redondito culo de Sofía hasta el grande, redondo y también con buenos mofletes de Soraya. Estaba también el culito respingón de Diana y el ancho y plano de Carla.

Entre los más  grandes estaban el de Marian, algo caído, y el de Fanny. El de Melisa sobresalía por su redondez hacia fuera.

Luego estaba el de Miranda y Débora con anchas caderas pero, sobre todo el de Miranda, con unos mofletes redondos y perfectamente simétricos. Estaba el de Petra, también algo plano y alargado.

Aída  y Rita, tenían un culo bonito, encajaban muy bien con el tamaño de su cuerpo, algo más ancho cuando se acercaba a los muslos;  si les dabas la vuelta parecían un corazón.

Pero los dos mejores culos que vi fueron los de las dos hermanas, Lorena y Mayra; el de Mayra  era más pequeño y dejaba debajo de él un espacio en forma de corazón, dejando ver su vulva.

Me fijé en el culo pequeño y redondito de Lorena, dejaba ver cuatro pelos por la parte del coño. Empecé a comérselo pero no me quise entretener mucho y me fui a por otro.

Les besaba los mofletes y los muslos. Les metía los dedos por el ano. Me dieron ganas de bajarme los pantalones y meterles algo más grande, pero ellas no me dejaron.

Una vez que pasé por todas, se fueron hacia la mesa y, apoyadas en ella, me dijeron que podía follarlas pero por el culo. Ya que todavía me estaban prohibidos sus coños, ansioso de ello, me quité los pantalones y fui a por ellas.

Sus glúteos parecían, aún si cabe, más hermosos dispuestos en ángulo recto sus piernas y sus espaldas. En esa posición dejaban ver sus vulvas entre sus muslos pidiéndome que las abriese.

Pero les obedecí y fui a por el otro agujero, más estrecho y seco. Separando sus glúteos, fui probando sus nalgas contra mis caderas. Mi pene era una tangente que se aposentaba en la curva de sus glúteos. Alguno me costó más introducirlo, debido seguramente a que pocas veces se habría abierto para introducirse algo, pero poco a poco, cambiándome de preservativo y lubricándolo bien fui pasando por todas.

El que más me costó introducir fue el de Sofía, que incluso me hizo un poco daño seguramente por la nula práctica que tenía ese pequeño agujero a abrirse desde fuera.

4 comentarios el “Despedida de soltero de Gus (Parte 1)

  1. Reblogueó esto en Zyngaro's Blogy comentado:
    Con una despedida de Soltero asi siempre el gusanillo de la infidelidad estara latente con tantas amigas en perenne visita a la Pareja…………….Gus eres un ser afortunado con tu mujer y sus amigas un sheik,Rey o Sultan palidecerian ante tu Harem.
    Felicitaciones por tu Excitante,Amena y hasta jocosa historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s