Despedida de soltera (parte 4)

A la mañana siguiente me desperté abrazada a mi amigo Isma, con el que
pasé toda la noche.

Nos levantamos y fuimos a desayunar. Allí nos estaban esperando unos cuantos amigos, y sobre todo al siguiente que le tocaba estar conmigo. Se quedó sin catarme el día anterior y estaba ansioso por poseerme, desnudo y con el pene a cien.

Era un amigo de mi novio. Estaba soltero y era un poco bruto, amigo de ir de prostitutas, de lo cual se enorgullecía. Tenía todo el cuerpo lleno de pelo y no me atraía nada en absoluto.

Así que desayuné tranquila y fui retrasando el momento lo máximo posible, pero al final tenía que pasar ese mal trago si quería pasar algún momento como el de la noche anterior.

Los demás protestaron por lo sucedido por la noche, ya que la primera norma que pusimos era que todos o la gran mayoría tenía que ver como lo hacíamos. Fue un alivio para mí, ya que en vez de comenzar con Isidro, volví a los brazos de Ismael.

Esta vez no fue tan apasionado como por la noche. Nos limitamos a abrazarnos, yo le agarraba por el cuello y él me agarraba la espalda. Sin apenas movimientos permanecimos unidos y abrazados, deseando que no acabase el momento. Aunque apenas teníamos movimiento, notaba la dureza de su pene dentro de mí, y sentía un cosquilleo que hizo que no me pudiese aguantar y llegar a un orgasmo íntimo.

 

La postura a realizar con Isidro era el 2 de espadas. No pude retrasarlo más, lo que menos te gusta hay que hacerlo cuanto antes.

Yo me tenía que tumbar boca arriba flexionando las piernas y levantándome un poco con las manos, formando casi un arco, mientras él, de rodillas y sentado sobre sus pies, me penetraba.

Una vez que me la había metido yo me apoyaba mis glúteos sobre sus peludos muslos. La expresión de salido de su cara y los pelos que se le veían por los hombros y el pecho, me hicieron cerrar los ojos y desear que se acabase pronto.

Acercó su cara a mis pechos y se los comenzó a comer, no lo hacía de forma suave y sus mordiscos me hacían daño.

Al poco vino Boris, sabedor de mi repulsa hacia Isidro, y acercó su boca a mis pechos y a los labios de Isidro, que rápidamente se inclinó, dejando libres mis pechos para las maestras caricias de Boris.

Cerré los ojos y empecé a pensar en mi novio, ¿qué estaría haciendo con mis amigas? ¿También pasaría algún mal trago con alguna de ellas que no le gustase o, más bien estaría entusiasmado con todas ellas?

Mi novio y yo mantenemos largas conversaciones y se que le gustan todas las mujeres, es capaz de sacar a todas una parte del cuerpo o un pequeño gesto, que le guste y en el que se fije.

Pensé si también tendría complicidad con alguna de ellas, que le pudiera sacar de un apuro en determinadas ocasiones. Me vinieron a la cabeza alguna de las amigas, y eso me hizo sentir celos.

Estaría haciendo lo mismo que yo con nuestros amigos, pero aparte de que sabía que iban a hacer el acto sexual, el pensar que podían unirse afectivamente más, que entre ellos además del acto en sí, también podía haber amor, me hizo sentir celos.

De pronto me di cuenta que seguía teniendo a alguien encima de mí, pues noté cómo se ponía tenso y luego se relajaba encima de mi estomago, lo que yo no permití y salí enseguida de sus brazos.

 

El siguiente que se presentó con una carta fue Adolfo, con la carta del 5 de espadas. Me acordé de que una vez Gus y yo nos juntamos con él, ya que yo tenía curiosidad por ver su tamaño, tantas veces nombrado en las fiestas íntimas. Así que ya lo conocía y lo había tenido en mi boca, pero aquella vez no llegó a introducírmelo, y ahora estaba tumbado en el suelo, esperando a que yo me sentara sobre su tremendo pene.

Me puse de rodillas y, agarrando su base, fui metiéndolo poco a poco, entrando y saliendo para ir dilatando mi vagina, ya me había penetrado Donato sin problemas, por lo que sabía que el pene de Adolfo también podía entrar.

Una vez dentro, me movía arriba y abajo, notando toda la presión de su gordo pene en mis paredes, a la vez que sentía su punta que pegaba al final de la cavidad. No quise quitar mi mano de su base, para evitar que entrase todo, y así le fui masturbando hasta que llegó, lo que agradecí con alivio.

 

Esta vuelta la terminé con Germán, el novio de mi amiga Lorena. La carta era el 8 de copas. Me sorprendió gratamente, ya que era un chico algo atractivo, pero que no se hacía notar mucho en el grupo, siempre complaciente y atento a su novia. Pero me impresionó la soltura que tenía a la hora de hacerlo.

Yo permanecía tumbada y él era el que manejaba mis piernas, colocándolas sobre los hombros, o abriéndolas y cerrándolas a su gusto. Sus movimientos no eran continuos y monótonos, cambiaban de ritmo y de intensidad, buscando que su pene acariciase las paredes de mi vagina, cosa que agradecí, después de la presión que había notado anteriormente.

Sin darme cuenta, el cosquilleo que sentía hizo que llegase al clímax sin poderlo evitar, ya que me hubiera gustado poder alargar más ese gustillo dentro de mí.

Había conseguido estar con todos los chicos, y sacaba un balance positivo, había más momentos buenos que malos, pero quería descansar ya que todavía me quedaba estar 2 veces con cada uno.

 

Dejé que me dieran masajes por todo mi cuerpo, con la condición de que no me masajearan ciertas zonas con las que yo pudiera tener un orgasmo. Así que casi toda la tarde estuve relajada mientras me masajeaban espaldas, hombros y pies. También recibí algún masaje de cara e incluso en el pelo estuvieron practicando los masajes.

Por la noche volví a quedarme con Boris, me enseñó alguna foto y yo le confesé las pocas veces que me la habían metido por el culo, y cómo me había gustado estar tanto con Yago como con Jaime. Eso le hizo calentarse, y le tuve que brindar mi culo para que se descargase. Esta vez sí que disfruté de una buena penetración anal, solo le faltó que llegase al orgasmo, cosa que no sucedió.

 

3 comentarios el “Despedida de soltera (parte 4)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s