Semana 42ª: tan fácil

Esta semana tenemos el Rey de oros ¿Qué habrán, preparado Gus y Bea?

Había llegado Octubre, y echaba en falta llegar por detrás, agarrar sus tetas sin avisar, notar ese culo junto a mí, dejar caer mi lengua por su espalda, como dice una vieja canción.

Así que esta postura me hacia recordar esa canción y viejos momentos vividos junto a Bea.

Preparé una serie de canciones de los años 80, incluida esa, para escuchar mientras hacíamos el amor. Quería moverme la ritmo de la música, besarla, acariciarla, mientras escuchábamos música que nos hacia recordar nuestra etapa de novios, que a falta de casa donde ir a desfogarnos, utilizábamos el coche con el viejo casette.

Cuando llegó dicha canción se arrodilló, apoyando los brazos en el sofá, yo llegue por detrás, me arrodillé, agarre sus tetas, pasé mi lengua por su espalda, noté su culo junto a mí y la penetré.

Me estaba enseñando a amar el vicio. Dentro de su cuerpo.

Mi mano bajó hasta su clítoris y comenzó a acariciarlo, mientras la otra mano sobaba su pecho. Mi boca besaba su espalda, su nuca, su cuello y sus sensibles orejas.

Me movía al compás de la música, mis manos, mi boca y mi pelvis, eran guiadas por el ritmo de las canciones.

Es tal fácil unirme a ti que parece que llevemos toda la vida juntos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s