Recordando lo ya aprendido XIII; camino de la verdad.

Tiró Néstor 4 al 51 “masajea con tu cuerpo a tu pareja, desnudos los dos”. Rita se tumbó. Néstor fue rozando su cuerpo contra el cuerpo de Rita. Despacio, sintiendo su cuerpo fundiéndose con el suyo. Rita le amaba, le hubiera gustado que hicieran el amor allí mismo, llegar juntos al orgasmo y volver para casa.  Pero Néstor además de  hacer el amor con Rita, esa noche quería sobre todo follar con Carla, así que paro, sin saber leer los estímulos que el cuerpo de Rita le mandaba,  para continuar el  juego.

Tiró Rita un 1 a la 17 “déjate lavar tus partes intimas”. Carla volvió a traer una palangana con agua y una toalla. Esta vez,  todos participaron en el lavado de las partes íntimas de Rita.

El primero en llevar sus manos impregnadas de jabón, fue Marcos. Aprovechando para meterle un par de dedos por su vagina.

Rita se derretía con sus caricias.

Luego, fue a aclararle Carla. Lo primero que hizo fue meterle un par de dedos en la vagina. Esta vez vio y supo Rita, quien era la dueña de los dedos. Sus caricias enseguida encontraron los puntos donde más placer le daba. Su cabeza no quería llegar al orgasmo a manos de una mujer, pero las sensaciones que recibía su cuerpo eran otras. Aunque se contuvo para no llegar al orgasmo, no pudo evitarlo y llegó. Al intentar parar lo que era inevitable, la explosión fue total. Un torrente de líquido salió de su interior, nunca le había pasado, pensó que se había meado. Definitivamente, nunca había sentido tanto placer con un hombre.

Néstor solo pudo secar el sudor que empapaba todo su cuerpo.

─ Por fin me toca ─ dijo Carla cogiendo los dados. Orgullosa del orgasmo que le había arrancado de lo más profundo de sus entrañas a su amiga. Tiró  y sacó un 4 a la casilla  35 “desnúdate y ponte boca abajo, te dejaras besar por todo el cuerpo”.

Néstor aprovechó que la tenía boca abajo para besarle y lamerte bien toda la raja del culo. Le abrió bien el ano y le introdujo los dedos. Carla empinó el pompis, para facilitarle la maniobra. Sorprendido este, siguió hurgando en su interior para el placer de ambos.

─ Vaya Néstor ─, dijo Marcos ─te gusta el culo de mi novia, eh… tranquilo, que si ganas lo podrás tener,…  ahora que si gano yo tendré a las dos para mi solito. ─ Le avisó Marcos como si le estuviera retando y todo dependiera de ellos dos.

Tiró Marcos ─ un 4 a la casilla 60, “elige una postura y ponla en práctica durante 2 minutos, diciendo porque te gusta”.

─ Me gusta estar de pie mientras ella está sentada o tumbada en una mesa, porque tengo libertad para moverme, para acariciar y besar sus pechos, para acariciar su clítoris, para besar su boca. ─ Dijo mientras se ponía en pie.

─ Y ahora una voluntaria para hacerlo, ─ dijo mirando a Rita.

A esta le hubiera gustado sentir nuevamente el pene de Marcos en su interior, y le atraía la idea de volver a hacer el amor con él, pero  Carla fue más rápida y ya estaba sentada  en la mesa con las piernas abiertas, esperando a su habitual amante.

Se entregaron a fondo durante un par de minutos, pero luego pararon para continuar el juego.

Tiró Néstor. Un 6 a la casilla 57 “masturba a tu pareja con la boca”.

Ahora era el momento de poner en práctica todo lo que sabía con su novia. Se metió entre sus piernas y comenzó su trabajo.

Rita le gustó la idea, pero tenía la zona un pelín irritada, debido a tantos masajes. Aún así, Néstor consiguió que pronto se entonara, ahora si se lo estaba haciendo bien, no como cuando habló por teléfono con su padre.

Rita se sentía contenta de recibir tanto placer de la boca de su novio, « ¿Por qué no le hubiera dejado hacérmelo antes? » pensó para sí.

No echaba de menos las caricias de Carla, con estas, sentía más placer y además… amor.

Llegó una vez más, ya había perdido la cuenta, no le quedaban fuerzas, pero apretó con sus piernas la cabeza de su novio hasta que terminó el orgasmo.

Sin casi fuerzas, tiró Rita un 6, al 23 de oca a oca hasta el 27, “cuenta una fantasía erótica que hayas hecho mientras te dan un masaje en los pechos”.

Rita se levantó y se acercó a cada uno de ellos, para que fueran sobándole las tetas, mientras contaba su fantasía

─ La fantasía que acabo de realizar, ya que desde que vi a Carla como llegaba con la boca de Néstor, estaba deseando que mi almeja fuera la próxima que degustase mi novio. ─ Dijo Rita justo cuando era Carla la que acariciaba sus pechos con gran habilidad.

Los tres acariciaron los pechos de Rita, unos con más éxito que otros consiguieron erizárselos y endurecerlos aún más, para luego continuar con el juego que pronto iba a llegar al desenlace final.

Anuncios

4 comentarios el “Recordando lo ya aprendido XIII; camino de la verdad.

  1. Pingback: Oca sex | Fantasías en pareja

Responder a Relatos en pareja Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s