Sheila; de maestra a alumna

Me fastidian los hombres que solo piensan en meterla y satisfacerse ellos, esos que en cuanto empezamos a besarnos, ya están quitándose la ropa y cuando estamos ya desnudos, se llevan la mano a la entrepierna y dirigen su pene como si su única misión fuera entrar dentro de mí. Procuro evitar a esos hombres, pero por desgracia, mi marido es uno de ellos.

Sigue leyendo

Anuncios