Fantasía de Miranda II

El fin de semana siguiente fui yo la dueña de todos ellos, así que, igual que me hicieron ellos, les ordené a los cinco desnudarse por completo y ponerse a cuatro patas.

Sigue leyendo

Ismael: la carta más alta.

Como ya sabéis, llevamos mucho tiempo juntándonos para hacer juegos picantes, mi amigo Hugo con su novia Leti, mi amiga Carla con su novio Marcos,  mi novia Miranda y yo.

Sigue leyendo

Leti; el estreno

Lo prometido es deuda, aquí tenéis la versión de Leticia, de lo que ocurrió durante  el juego de habitaciones del sexo.

Sigue leyendo

Hugo: el estreno

Cuando me dijeron que nos encargásemos nosotros de organizar una cena en nuestro piso recién comprado, la cabeza me empezó a funcionar, ya que quería hacer algo diferente a lo que estábamos haciendo hasta ahora.

Sigue leyendo

Desnudar ratones

NOMBRE: desnudar ratones.

JUGADORES: de 2 a 6

MATERIAL: un tablero, seis fichas de diferentes colores y un dado

RELATOS DONDE APARECEN: los ratones

DESCRIPCION: el tablero se puede hacer en una hoja, se dibuja un rectángulo y se divide en seis partes.

Se colorea cada parte de un color y se numeran las casillas.

Se recortan cuatro papeles que servirán de fichas, se colorean con los seis colores del tablero y cada jugador pone su nombre en uno de esos papeles.

Tiras el dado, y según el número que saques vas a esa casilla.

Al dueño de la casilla, le tienes que dar una prenda. Si la casilla está ocupada por otro, le darás también una prenda al dueño de la ficha que en ella esté.

Así hasta que uno se quede sin prendas que dar.

Cuando a uno no le quedan prendas, comienza el intercambio de prendas.

Si es una prenda más superficial, para devolvérsela, nos deberá dejar tocar la zona que la cubre.

Si es una prenda íntima, que toque directamente su piel, para devolvérsela a su dueño, nos tendrá que ofrecer su parte íntima para que se la besemos y la saboreemos a nuestro gusto.

 

Miranda; los ratones

Esta vez queríamos cambiar de juego, y le dijimos a Hugo y a Leti que buscasen entre sus repertorios de juegos alguno que nos calentase y complaciese a todos por igual. Por lo que fue Hugo el que propuso otro juego. Este lo llamó desnudar ratones. Y los ratones debíamos ser nosotros porque el juego consistía en desnudarnos nosotros.

Sigue leyendo

Germán: formar una familia II

Su madre se llama Marian, lleva una tienda debajo de casa, en la que las hijas siempre le han echado una mano, y ahora a mí también me toca ayudar en lo que puedo.

Sigue leyendo

Semana 29ª: comida naturista, naturalmente

Llegué a casa, y en seguida noté el dulce aroma de las comidas que estaba preparando Bea. Se oía de fondo música, y su voz cantando alegremente. Esta semana jugábamos con el 4 de oros.

Sigue leyendo

Semana 28ª: una noche de insomnio

Cuando no se puede dormir, no hay mejor forma de pasar la noche que despertar a tu pareja y así padecer los dos de insomnio.

Jugábamos con el 7 de bastos, llevaba una hora despierta, y Gus roncando a mi lado.

Sigue leyendo