Marcos: juegos

Hasta ahora los juegos que habíamos hecho Carla y yo con mis amigos, eran solo de vernos y fotografiarnos desnudos, pero un fin de semana, el bueno de Hugo nos dijo si queríamos probar otro juego distinto. La verdad es que a mí me estaba cansando eso de sacar siempre fotos, por lo que quise probar.

Sigue leyendo

Anuncios

Rita; amores cruzados II

Los siguientes días los pasé bastante deprimida, sin querer salir a la calle.

            Poco a poco empecé a reponerme. Recordaba con cierto agrado las caricias que me habían gustado. Me imaginaba que algún día me las haría Marcos, al que yo  seguía amando, aun después del daño que me había hecho.

Sigue leyendo

Jaime; mi hermano gemelo

Tengo la fortuna de tener un hermano gemelo, con el cual me llevo muy bien. Lo compartimos todo, y cuando digo todo, me refiero a todo. Nos dejamos todo, incluso la moto y la novia.

Sigue leyendo

Mayra; experiencia equivocada

Mi historia no es precisamente un episodio de mi vida del que me sienta orgullosa, pero voy a decidirme a ser sincera con vosotros.

Sigue leyendo

Intercambio de parejas

La historia que nos había contado Germán me sorprendió, sentía envidia. Yo, había estado con las tres en mi despedida de soltero, y ya entonces pensé la suerte que tenía Germán de estar con Lorena, así que ahora que sabía que podía estar con Lorena, con Marian, y sobre todo con Mayra, le envidiaba.

Sigue leyendo

Germán; formar una familia III

Esa misma primavera, después del cumpleaños de mi novia, llegó el mío, que coincide en el día con el de su hermana pequeña Mayra. Este año cumplía 18, su madre y su hermana, cansadas de verla tan centrada en los estudios sin apenas salir, decidieron hacerle un regalo que le abriese las puertas a otras distracciones.

Sigue leyendo

Germán: formar una familia II

Su madre se llama Marian, lleva una tienda debajo de casa, en la que las hijas siempre le han echado una mano, y ahora a mí también me toca ayudar en lo que puedo.

Sigue leyendo

Boris: el teto

Llevaba una larga temporada dedicado casi exclusivamente al trabajo, así que cuando tuve que ir unas semanas a la capital, decidí  llamar a un antiguo amigo de la uni, que vivía allí, para desconectar y divertirme. Él siempre había sido de los que se aprovechaban de mis apuntes, sin pegar ni golpe en la carrera, un getas,  pero ahí estaba con un curro que le dejaba bastante tiempo libre y encima ganando bastante más que yo.

Tenía la tarde libre y hasta el día siguiente no curraba. Con el calor que hacía, lo único que apetecía era estar a remojo, así que nos fuimos a unas piscinas. Allí conocimos a unas chicas, con las que tonteamos un poco, pero al final resultaron ser unas calentapoyas y nos quedamos sin hacer nada y bastante calientes.

Sigue leyendo

Sheila; de maestra a alumna

Me fastidian los hombres que solo piensan en meterla y satisfacerse ellos, esos que en cuanto empezamos a besarnos, ya están quitándose la ropa y cuando estamos ya desnudos, se llevan la mano a la entrepierna y dirigen su pene como si su única misión fuera entrar dentro de mí. Procuro evitar a esos hombres, pero por desgracia, mi marido es uno de ellos.

Sigue leyendo